Mi selección de artículos del primer semestre de 2013

Mi selección de lecturas del semestre pasado. Todas hablan de grandes temas o tendencias que no necesariamente han recibido la atención necesaria.

La estrategia fallida (Nexos) Diciembre 2012

Eduardo Guerrero, consultor de seguridad, hace una evaluación final de la política de seguridad de Calderón. Los resultados no son buenos, y los aprendizajes deberían ser escuchados por la siguiente administración.

Fetichismo constitucional (Nexos) Febrero 2013

María Amparo Casar, académica del CIDE, da excelentes datos para combatir el mito de que cada cambio en la Constitución lleva aparejado un cambio equivalente, seguro y automático en la realidad. Parece que es muy fácil cambiar la Constitución.

The Nielsen Family is dead (Wired) Abril 2013

Las nuevas reglas de la era de platino de la televisión: hipersocial, basada en datos, amistosa con los actores y super seductora.

Instituciones de la cultura libre (Letras Libres) Mayo 2013

El verdadero saber –nos dice Gabriel Zaid, escritor– no está en las aulas, ni en las universidades, está en los libros. Las burocracias culturales estrangulan al arte. Marx, Freud, Einstein, Picasso, Le Corbusier, que marcaron las tendencias dominantes del siglo XX, crearon y pensaron por su cuenta y riesgo, en libertad.

What if we never run out of oil? (The Atlantic) Mayo 2013

El fracking y el hielo flamable pueden resultar en una era de independencia energética para Estados Unidos. En muchos aspectos, este es un milagro, pero en otros es preocupante: el riesgo de desatar una ola de inestabilidad desde Nigeria hasta Siberia y poniendo en jaque cualquier esperanza de detener el cambio climático.

Subsidios regresivos (Nexos) Junio 2013

John Scott, investigador del CIDE, argumenta cómo los subsidios a la energía en México es un gasto desproporcionadamente regresivo.

“La muerte tiene permiso” y sus reacciones

Nexos da en el clavo una y otra vez. Recomiendo muchísimo la discusión en Nexos sobre el artículo de Fernando Escalante “La muerte tiene permiso”. Ya antes Escalante nos había sorprendido con un análisis de los homicidios en México, mostrando cómo la tendencia a largo plazo era hacia la baja y que el país era relativamente pacífico comparado con otros y con el pasado.

No obstante, con la escalada de violencia y con los datos del último año, Escalante muestra cómo justamente los lugares donde se han llevado a cabo los grandes operativos federales son aquellos donde la violencia se ha disparado. El autor adelanta la hipótesis de que esto se debe a que esa misma política ha trastocado el orden local, un orden corrupto y lleno de mecanismos informales, pero orden al fin. Cuando se depura a las policías locales, ese orden se va, como un hilo zafado y entonces la muerte tiene permiso. Compárese con la tesis de Hayek sobre el uso del conocimiento en la sociedad y una política que lo desdeña.

Este mes se publicaron tres ensayos, de Antonio Azuela, Ana Laura Magaloniy Claudio Lomnitz en los que se hace un análisis sobre lo escrito por Escalante.

La implicación más fuerte a mi parecer, mostrada en esos ensayos, deriva de la pregunta ¿por qué nadie lo hizo antes? ¿Por qué hasta que un académico lo hizo nadie más lo hizo? Los datos son públicos y fáciles de obtener; la técnica estadística, de preparatoria. ¿Por qué nadie hizo ese análisis en el gobierno? ¿Los medios? ¿La oposición?

Death-On-The-Barricades-1849

Sobre cultura mexicana…

Apuesto a la mundialización del efecto Juan Gabriel Aquí y ahora lo confieso: soy admirador del Divo de Juárez. Será que en el ADN cargamos el gen del cursilismo o será el sereno, pero qué va uno hacer sino moquear con todos al unísono: “Amor eterno e inolvidable…”.

Mas no son sus canciones la postrera lección “Juan Gabriel” para renovar la idea “México”. Es lo que el Divo representó durante décadas en la cultura popular mexicana: cursilería pero también talento y afortunados hallazgos; comercialismo barato, sí, también tenerlos bien plantados para ser no sólo un gay que sobrevive en una sociedad macha, sino el ídolo del país de reprimidos que rendía culto a José Alfredo, y no es poca cosa, ¡cómo va a serlo!

Piénsese: un personaje conspicuamente afeminado que se planta con todo su garbo, que se entrega en toda su persona, para hacer llorar por su mamá a rotos y catrines en una sociedad de machos, de enclosetados, de mujeres sumisas y matonas, de narcos y clasemedieros agringados. No es que lo que tenga que venir sea un Juan Gabriel de consumo internacional, sino una idea de México con los cojones de Juan Gabriel para presentarse tal cual es y ser no sólo tolerada sino admirada. Esta enjundia, creo, es muy de los países de supervivientes, como México, que requiere de una imagen universal, sí, mexicana pero tanto da, les guste o no.

Mauricio Tenorio Trillo en Nexos

Yo también opino que la cultura nacional viva, capaz de representarnos y que nosotros debemos asumir como tal no está en Frida ni en Rulfo, productos de su tiempo, pero ahora elementos de museo, cristalizados para ocultar nuestras inseguridades… sino que está en Juanga, en K Paz de la Sierra, en (no me vayan a escuchar) las telenovelas…