Ernesto Zedillo nos invita a repensar la ‘guerra contra las drogas’.

El ex presidente de México y actual director del Centro para el Estudio de la Globalización de la universidad de Yale, Ernesto Zedillo, presentó hace poco el libro “Rethinking the ‘War on Drugs’ Through the US-Mexico Prism”, editado por él y Haynie Wheeler (es gratis y pueden descargarlo en este vínculo).

Los colaboradores del libro son conocidos escritores, periodistas y académicos en México y Estados Unidos; entre ellos: Héctor Aguilar Camín, Jeffrey Miron, Eduardo Guerrero Gutiérrez, Jonathan Caulkins, Mark Kleiman y Beau Kilmer. Si bien es preferible leer el libro en su totalidad, a continuación se presentan algunos de los puntos básicos del mismo y tomados de la visión general escrita por Ernesto Zedillo.

Un problema global

“The United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC) estimates that there were as many as 250 million drug users worldwide in 2009, some 38 million of which were drug dependent. Global drug use has increased significantly over the past half century. In 2004, cannabis was the most widely used illicit substance, accounting for more than 80% of drug use that year, followed by the use of opiates (8%) and cocaine (7%). While recent trends suggest drug use prevalence may be tapering off globally, the sheer number of people affected(approximately 4% of the world’s population use drugs) and the widespread social, economic and political impact of drug use continue to rank it at the top of global policy agendas.”

Estados Unidos

“The US is the world’s largest consumer of drugs. It comprises just five percent of the global population, yet most estimates suggest that the US accounts for over 25 percent of global demand for illicit drugs.”

México

“Mexico is the US’s largest supplier of illicit drugs, and an increasingly significant supplier of drugs to many European nations. Furthermore, in recent years Mexico has been affected by an epidemic of violence stemming from organized crime of unprecedented proportions.”

Demanda

1) Peter Reuter (RAND) apunta que hay muy poca evidencia que sugiera que el ‘enforcement’ (vigilancia y aplicación de la ley) eleve los precios de las drogas o reduzca su disponibilidad.

2) Keith Humphreys (Stanford) dice que la probabilidad de tener pronto un cambio radical en la política de EUA hacia la cocaína ES CERO. Esta droga proporciona al menos la mitad del total de los ingresos de las bandas de narcotraficantes mexicanos en el mercado de EUA.

3) Jonathan Caulkins (Carnegie Mellon University, RAND) y Michael Lee (Carnegie Mellon University) creen que la legalización de las drogas es algo políticamente poco factible y sostienen que:

    • La prohibición eleva los precios de las drogas muy por encima de los precios que existirían en ausencia de ésta.
    • Si se legalizaran las drogas, la carga impositiva necesaria para mantener los precios sería tan alta que volvería los impuestos incobrables.
    • La legalización es un “juego irreversible”, es decir, el uso de un tipo de droga después de su legalización se mantendría incluso si la ley volviera a prohibirla.
    • Las políticas actuales han permitido estabilizar el uso de drogas en EUA por varios años.
    • Legalizar la mariguana afectaría modestamente el negocio de las drogas, ya que representa aproximadamente el  8% de las encarcelaciones ligadas al narcotráfico, 1/6 de los gastos en consumo de drogas y alrededor del 16% de tratamientos de salud. Además tiene poco impacto en costos relacionados a las sobredosis, VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión y muertes relacionadas con el consumo de drogas.

4) John Donohue (Stanford) sugiere que el apoyo popular para legalizar las drogas es bajo debido a que un cambio en la política pública redistribuiría los costos sociales del uso de drogas del gobierno y los narcotraficantes (por lo general personas de clases bajas y minorías raciales) hacia las clases media y alta de EU.

5) Jeffrey Miron (Harvard) reitera el argumento clásico de teoría económica – laissez faire. Propone la legalización de las drogas acoplada a un impuesto suficientemente alto como para elevar el precio de las mismas y disuadir su consumo. A diferencia de Caulkins, cree que un ‘enforcement’ adecuado puede evitar la evasión del impuesto y la proliferación de mercados grises (i.e. piratería)

Oferta

1) Mark Kleiman (UCLA) sugiere que aún si México tuviera éxito al detener el flujo de drogas en sus fronteras, el tráfico simplemente se trasladaría a otras rutas.

2) Kleiman y Caulkins argumentan que la minimización de la violencia debería ser el objetivo primordial de la estrategia mexicana.

    • Kleiman sugiere una ‘focalización estratégica secuencial’ que tenga como objetivo ir por las organizaciónes más violentas.
    • Caulkins propone una reorganización de prioridades para la seguridad nacional: restar importancia al patrullaje e interdicción de las drogas a lo largo de la frontera reduciría la violencia y el caos de forma significativa para México.

Fuente: Yale Center for the Study of Globalization (YCSG)

Anuncios

Vínculos marginales #49

  1. Algunas cosas en las que los economistas nos equivocamos al pensar en cambio tecnológico. (Slate)
  2. México podría beneficiarse aún más del TLCAN. Necesita promover la competencia, el crédito e integrar las cadenas productivas. (The Economist)
  3. La comida orgánica, los mercados y la democracia. (Econlog)
  4. El padre de los microcréditos fue… ¿Jonathan Swift? (Marginal Revolution)
  5. Lecciones de E.U.A (para Europa): un artículo de Acemoglu y Robinson acerca de la posibilidad de equilibrios múltiples de arreglos políticos e institucionales. (Why Nations Fail)

Fuente: Wikipedia

¿Cuál es el mejor lugar del mundo para ser mamá?

Los lectores de este blog seguramente habrán notado que somos admiradores de cierto país escandinavo cuyo nombre empieza con ‘N’. Este año, la organización Save the Children publicó la decimotercera edición de su reporte State of the World’s Mothers (‘Estado de las Madres en el Mundo’). Uno de los aspectos más importantes del reporte es el índice de bienestar de madres e infantes en el mundo. Éste evalúa las condiciones de salud, acceso a educación, participación política y beneficios económicos a las madres e infantes de cada país para un total de 165 países. A continuación se presentan algunos de los resultados del reporte. Pueden leerlo en su totalidad en el siguiente vínculo.

Tabla 1. Índice para países desarrollados.

image

Fuente: Save the Children, State of the World’s Mothers 2012

De manera poco sorpresiva, el mejor lugar en el mundo para ser madre es Noruega. El país del norte de Europa es uno de los mejor evaluados (top 5) en uso de anticonceptivos, educación para las mujeres, representación política y cuenta con uno de los programas de beneficios por maternidad más generosos del mundo, además del menor diferencial de salarios entre hombres y mujeres. Los países escandinavos (Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia) son famosos por su alto desarrollo económico, gran calidad de servicios educativos y de salud e igualdad entre hombres y mujeres. Por tanto, no es de sorprender que 5 de los 6 primeros lugares del índice son ocupados por países escandinavos (Nueva Zelanda se cuela en el lugar número 4).

De los 43 países considerados como desarrollados, Estados Unidos llegó apenas en el lugar 25 (el año pasado fue 31). Esto se debe a que los riesgos de mortalidad materna e infantil son relativamente altos comparados con otros países, pocos e insuficientes beneficios por maternidad y obtiene baja calificación en representación política de la mujer.

Tabla 2. Índice para países con menor grado de desarrollo.

image

Fuente: Save the Children, State of the World’s Mothers 2012

De los 80 países considerados en el índice como ‘con menor grado de desarrollo’, México se ubicó en la posición 19. Esto lo coloca en el lugar 12 del continente americano (excluyendo Canadá y EUA), por debajo de Cuba, Barbados, Argentina, Uruguay, Bahamas, Colombia, Brasil, Costa Rica, Chile, Jamaica y Venezuela.

De los 42 países considerados como “los menos desarrollados”,  Afganistán y Níger fueron los peores lugares del mundo para ser madre o niño. Esto es consistente con muchas otras medidas e índices de bienestar publicados por otras agencias e instituciones.

Tabla 3. Índice para los países menos desarrollados

imageimage

Fuente: Save the Children, State of the World’s Mothers 2012

Debido a la metodología utilizada, no es posible comparar a países entre los 3 grupos de desarrollo. Cada grupo fue evaluado respecto a un set distinto de indicadores específico para cada nivel de desarrollo. Por tanto, resulta imposible crear un sólo índice que aglutine a los 165 países evaluados.

Un análisis de costo-beneficio de una mayor aplicación de la ley (¡en Noruega!)

Este reporte de Rune Elvik (2001)  analiza el impacto -es decir, los costos y beneficios- de una mayor aplicación de recursos policíacos en las calles de Noruega. Este país es conocido por su gran calidad de vida, alto PIB per cápita y bajas tasas de criminalidad.

El reporte hace un resumen de la literatura de los estudios de costo-beneficio muy interesante. Sin embargo, lo más importante del escrito de Elvik es la medición de los efectos marginales de un incremento de la aplicación de las leyes de tránsito:

“Cost-benefit analyses based on Norwegian data clearly indicate that it is cost-effective to increase all types of enforcement. Marginal benefits exceed marginal costs for substantial increases in speed enforcement, seat belt enforcement and the use of speed cameras. With respect to random breath testing, a more modest increase in the amount of enforcement is cost-effective. The term cost-effective denotes an action whose marginal benefits are greater than the marginal costs.”

La policía de Noruega utiliza sus recursos (policías y patrullas) de una manera que podría considerarse eficiente. Identifican las zonas con mayor incidencia delictiva y enfocan sus recursos a la vigilancia de éstas:

“The police get lists of road accident black spots from highway agencies, as well as results of speed measurements made by highway agencies. Enforcement is then targeted to the worst road sections, in terms of speeding and/or accident record.”

Sin embargo, apunta que esto podría no ser eficiente en el largo plazo y que una estrategia de aleatorización sería la mejor para evitar que los conductores se adapten:

“Research therefore suggests that the best way of deploying enforcement is, by relying on a random selection of the locations and times of deployment, thus avoiding a pattern that road users may discover. Moreover, deploying enforcement in a random pattern is fair, in that it, ideally speaking, gives every road user the same probability of becoming a subject of enforcement.”

Lo relevante del reporte, al menos para México, es que si éste encontró que una mayor aplicación de la ley (enforcement) es óptima, entonces un análisis similar para nuestro país podría iluminar un poco los aspectos más relevantes para disminuir los delitos de tránsito.

Definitivamente México no es como Noruega y necesita una mayor aplicación de la ley en todos los aspectos (creo que no se necesitan muchos estudios para llegar a esta conclusión). Sin embargo, sí es necesario estudiar los posibles efectos de un cambio en la utilización de los recursos para la seguridad pública (tanto en la estrategia como en las tácticas policíacas). Esto ayudaría a identificar cuáles son los efectos marginales (positivos y negativos) de un cambio. Sólo con la evaluación sistemática y (relativamente) objetiva de las estrategias propuestas será posible decidir qué funciona y qué no en un país con muchas carencias en el área de seguridad pública y aplicación efectiva de la ley.

Las calles de Noruega claramente necesitan más seguridad. Fuente

Vínculos marginales XVIII

  1. ¿Vivimos en una simulación? Un profesor de Oxford piensa que sí.
  2. Un video acerca del impacto de los derechos de propiedad intelectual sobre la innovación.
  3. ¿Por qué México no es un país rico?
  4. Un tutorial de la teoría de control óptimo por Lawrence Evans (UC Berkeley).
  5. Un peródico jasídico elimina a Hillary (y otra mujer) de la -ya famosa- fotografía de la operación contra Osama Bin Laden.
  6. La ecuación de Drake o ¿cómo estimar el número de extraterrestres inteligentes del universo?
  7. Un experimento que duró 52 años, costó 750 millones de dólares y seguramente es prueba de lo testarudos que pueden ser los científicos. Y todo para probar que Einstein estaba en lo correcto.

Palabras para pensarse: el costo de las crisis

En el excelente blog Kapital Privado, Luis Perezcano señala:

Brasil y México empiezan con tasas de crecimiento muy altas en los 60s y 70s.  De haber podido mantener este ritmo de crecimiento hoy tendrían un producto de 3,700 y 3,000 billones de dólares respectivamente, más comparable al de China y Japón, e ingresos per cápita de 20 mil dólares para Brasil y 30 mil dólares para México.  Éste es el costo real que ha tenido la historia de crisis recurrentes en la mayoría de los países latinoamericanos.

¿30 mil dólares per cápita? Es un nivel de vida parecido al Italiano, Español, Japonés y Francés actual.

Rainbow woman