¿Y si la educación tiene externalidades negativas?

Ésa es la hipótesis de Bryan Caplan (Departamento de Economía, George Mason University) y tema principal de su próximo libro: “The Case Against Education: A Professional Student Explains Why Our Education System is a Big Waste of Time and Money”. A continuación uno de sus puntos principales (archivo .ppt disponible acá):

(1) La educación es parte de la “Santísima Trinidad”  de la sociedad (las otras dos son salud y el medio ambiente); se supone que todos queremos más y de mejor calidad de cada uno.

(2) Es un ejemplo atípico, en el sentido de que tanto el público en general como los economistas están de acuerdo en que no se está “invirtiendo” lo suficiente.

(3) Las tasas de retorno a la educación ni siquiera toman en cuenta las externalidades positivas que los economistas creemos que debe de tener.

(4) Muchas de las cosas que se enseñan en las escuelas no tienen aplicaciones en el mercado de trabajo. ¿Cuántos empleos necesitan que conozcas de historia, matemáticas avanzadas, que hayas leído a Cervantes, entiendas latín?

(5) El modelo de señalización de la educación (signaling model) propone que la educación no eleva la productividad, solamente es una manera de mostrarle a otras personas tu inteligencia, ética de trabajo y capacidad de obedecer órdenes.

(6) De acuerdo al modelo, los empleadores premian a aquellos con buen récord académico por lo que eso señaliza acerca de la persona. Los buenos estudiantes tienden a ser listos, trabajadores y saben obedecer órdenes (cosas que los empleadores necesitan). Si a un individuo le fue bien en la escuela, los empleadores inferirán que será un buen trabajador.

(7) Si el modelo de señalización es correcto, entonces la educación tiene externalidades negativas. El gasto en que incurren los individuos y el gobierno para financiarla es un desperdicio de recursos (asignación no eficiente en la economía).

Si Caplan está en lo correcto, entonces los individuos y el gobierno deberían gastar MENOS en educación. También podríamos afirmar que los subsidios del gobierno a la educación son un desperdicio de recursos que podrían invertirse en otras cosas (recordemos que el presupuesto educativo en México representa el 19% del gasto programable federal en 2012). Tal vez la inversión en aprendizaje de habilidades para el mercado de trabajo, en forma de pasantías pagadas o cursos en empresas o negocios, serían una mejor, y más barata, solución.

Fuente: El Economista

Anuncios

Vínculos marginales #38

  1. Los maestros piensan que las niñas no son buenas en matemáticas. (Freakonomics)
  2. Europa necesita más inflación. (Macro Matters)
  3. Somalia es el peor lugar para ser una mujer. (The Economist)
  4. Un físico en EUA escribió un paper para evitar una multa de tráfico ¡y lo consiguió! (Wired)
  5. Tyler Cowen (Marginal Revolution) dice que se come mejor en Ciudad Juárez que en El Paso. (An Economist Gets Lunch)

Lo que piensan los maestros de las habilidades de las niñas en matemáticas. (Fuente: Cartoonstock)

Vínculos marginales XXXVII

  1. Tyler Cowen dice que la industria más competitiva de la economía más competitiva y productiva de la historia de la humanidad, Estados Unidos, es la educación superior…y es un desastre. (Marginal Revolution)
  2. Yuri Gagarin de verdad fue el primer hombre en el espacio. Por favor, dejen las teorías de conspiración en paz. (Smithsonian AirSpace)
  3. Microsoft Word debe desaparecer. (Slate)
  4. Razones para ser optimistas sobre el futuro, según Diamandis y Kotler. (Wired)
  5. Noah Smith argumenta que la propuesta de Wieland y Wolters (‘juntemos muchos modelos macro’) está equivocada. Tip: no mezclar modelos estructurales con modelos no estructurales. (Noahpinion)

Yuri Gagarin fue el primer hombre en ir al espacio el 12 de abril de 1961. (Fuente)

¿Qué enseñar en un curso de introducción a la economía después de la crisis financiera de 2008?

El diario estadounidense The New York Times publicó recientemente un debate  en línea titulado “Rethinking How We Teach Economics” (Repensando cómo enseñamos economía). En él, varios profesores e investigadores distinguidos opinan sobre la manera en que la crisis financiera de 2008 afectó a la disciplina y su manera de ver el mundo, así como de la forma en que los cursos introductorios deben modificarse para responder las preguntas, antes olvidadas o relegadas, de los futuros economistas.

El debate completo es muy interesante y recomiendo que lo lean en su totalidad. En este artículo presento las partes que me parecieron de mayor relevancia.

Mona Chalabi, antigua estudiante de economía de Gran Bretaña y actual analista de riesgo, propuso el debate y abre con lo siguiente:

“…in most syllabi and textbooks, the changes are tweaks at most — an altered preface in the latest edition, some additional further reading. Little has changed. One enduring feature, also noticeable among economic policymakers, is the use of abstract language that defies logic. “Negative growth” and “growsterity” are, therefore, considered serious terms despite their internal contradictions.

The financial crisis offered a golden opportunity for university economists to question the utility of supposedly scientific models that failed to predict an economic earthquake. For most professors, however, a fervent attachment to their discipline and the mathematical models within it mean that the financial crisis is still perceived as just another inconvenient anomaly. “

Alan Blinder, profesor de economía en la Universidad de Princeton, asegura que los principios fundamentales de la teoría económica no han sido desacreditados. Sin embargo, argumenta que los cursos introductorios se han vuelto más difíciles de enseñar, pues es necesario introducir conceptos a los estudiantes para explicar lo que sucedió durante la crisis de 2008; conceptos que antes se relegaban para cursos más avanzados. Y como todos los economistas sabemos, los recursos son escasos (en este caso, el tiempo de clases) y los deseos, múltiples:

“Every one of these topics is a fine thing for students to learn about. No problem there. But the academic year hasn’t expanded, so something else must go.”

Agrega que la teoría monetaria, en particular, ha debido de ser enseñada desde nuevos puntos de vista:

“…students must now learn something about ‘unconventional’  monetary policies.

Remember ‘conventional’ monetary policy? The Federal Reserve shortens recessions by creating more bank reserves (“printing money”), which fuels a multiple expansion of the money supply and credit because banks don’t want to hold excess reserves. So they get rid of them making more loans and deposits, which also lowers short-term interest rates. Compare that to current reality: Banks are content to hold over $1.6 trillion in excess reserves, short-term interest rates are stuck near zero, and Fed policy often works on long-term interest rates instead. No, this is not your father’s monetary policy, and the old ways of teaching about it simply won’t do.”

Nassim Nicholas Taleb, autor del ya famoso libro “The Black Swan: The Impact of The Highly Improbable” y profesor del Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York, opina que deben de desecharse los modelos matemáticos y probabilísticos:

What goes out of the window? The entire discipline of modern finance and portfolio theory (the theories named after Harry Markowitz, William Sharpe, Merton Miller), the model-based methods of Paul Samuelson, much of time series econometrics (which don’t appear to predict anything), along with papers and theories that are based on “optimization.” These bring fragility into the system. So, simply, we would have great jumps in knowledge if we avoided teaching these models, and replaced them with anything, even gardening classes.”

Aunque concuerda con Blinder en que los principios de la ciencia económica se han mantenido sólidos:

“But the broad principles of economics survive such expurgation. We should just ignore much of what has happened in the past half-century of trying to be too sophisticated with quantitative and probability-based models, ending up in dangerous pseudo-science.”

Robert Skidelsky, profesor de la Universidad de Warwick, propone que se enseñen más cursos de historia económica y del pensamiento económico:

“The most important steps to improve the training of young economists would be to make economic history and the history of economic thought compulsory in all undergraduate teaching of economics…Behind the dismissal of economic history and the history of ideas lies the mistaken view of economics as a natural science, whose knowledge base automatically cumulates…This ignores the fact that, unlike in the natural world, the reality that economics aims to study and understand is constantly shifting, largely as a result of our own actions. The future is not just full of unknowns, but, in Donald Rumsfeld’s immortal phrase, of “unknown unknowns.”

The study of the past can help economists narrow the scope of the “unknown unknowns” by casting their net wider. Models that tell us economic collapses cannot happen are no use in trying to understand what did happen in 2008; for this we must go back to such historical greats as Keynes, Hayek and Schumpeter.”

Jeffrey Miron, director de la licenciatura en economía (undergraduate studies) de la Universidad de Harvard y fellow del CATO Institute, propone mayor humildad de los economistas y de sus modelos imperfectos. Además, menciona que la principal causa de desconocimiento en la macroeconomía reside en la imposibilidad de hacer experimentos en una economía:

“The crucial lesson for the future is therefore humility: whatever we think we “know” is far less certain than most textbooks and policy pronouncements presume. This does not mean we know nothing useful; but we should recognize that our current “understanding” might have major flaws…

The principal reason for our imperfect understanding is that macroeconomists and policy makers do not get to “run experiments” with the economy, and that is the only way to learn its true structure and determine how policies affect its performance. Stated differently, we never get to observe the counterfactual in which Fannie and Freddie do not expand mortgage lending, the fiscal stimulus does not take place, the Treasury does not undertake TARP, or the Fed does not engage in quantitative easing. So, maybe these policies helped, maybe they hurt, or maybe they did some of both; we will never know with great confidence.”

Menzie Chinn, profesor de la Universidad de Wisconsin en Madison y bloguero de Econbrowser, propone enseñar que, en la realidad, los precios no siempre pueden equilibrar los mercados:

“In the typical introductory textbook, wages and prices adjust so that labor is fully employed and goods are sold at the right price. A more sophisticated treatment shows up in more advanced texts, but even in some graduate texts, there is an emphasis on the self-correcting aspects of the modern macroeconomy. Recessions are eventually overcome as prices adjust to the right levels, even in the absence of government policy…In the real world, the price signal sometimes cannot do all the work, because of the presence of rigidities.

But the more important reality that has often been assumed away is the following: even when unconstrained, price movements are often insufficient to clear markets, as pointed out by George Akerlof, A. Michael Spence and Joseph Stiglitz in work that garnered them the Nobel Prize. This outcome is particularly likely in markets where both sides of an economic transaction have differing sets of information, like in the credit market. During the financial crisis of 2008, the asymmetry of information regarding each institution’s financial situation was so pronounced that lending fell precipitously as trust dissipated. These informational problems were only exacerbated as lending fell further. Eventually, no interest rate could induce lending and price failed to clear the credit market. Restoring the functioning of the credit markets required mitigating those information asymmetries, essentially by way of short-term government guarantees.

Finalmente, John Cotter, profesor de la University College de Dublín y fellow en el Ziman Center for Real Estate de UCLA, dice que debemos esperar un reenfoque en ciertas áreas de la economía:

“Expect greater focus on market imperfections, history, data analysis and the relationship between theory and practice.”

La lección más importante para Cotter, y para la sociedad en general, es que las crisis son importantes y los economistas también:

“…it has raised our awareness and interest in the dismal science. The crisis is important. Economics is important. They have relevance.”

Fuente

Una entrevista con Yanis Varoufakis

El blog ‘Naked Capitalism’  publica la primera parte de su entrevista con el economista, profesor de la Universidad de Atenas y antiguo asesor del (ahora famoso) ex presidente griego George Papandreu, Yanis Varoufakis.

Varoufakis expone sus puntos de vista sobre los problemas actuales de los modelos macroeconómicos y la enseñanza de la economía y su efecto sobre los estudiantes. Finalmente, argumenta que la economía no es una ciencia, sino un tipo de religión o ‘superstición sofisticada’ basada en matemáticas y estadística.

Aquí algunos fragmentos de la entrevista:

“…the Social Economy can never come to an objective verdict on our economic models (e.g. on some theory of bond markets) simply because these models are an intimate part of our Social Economy (i.e. of the larger game within which agents form beliefs about particular bonds and about the bond market in general).

This great difference between physics and economics means that, whereas physicists gain their discursive power in society from managing to explain and to predict the world we live in, the economists gain their discursive power exclusively from:

(i) convincing the rest (who are not sophisticated enough to be able to discern that they managed to ‘close’ their models utilising logically incoherent and well hidden axioms) that they managed successfully to ‘close’ their models, and

(ii) the great utility that these models offer to financiers who use similar models in order to pretend to value risky assets (e.g. CDOs)

(iii) the political utility offered by these ‘closed’ models to anyone who wants to argue that capitalism is a socio-economic system as natural as Nature itself, and thus amenable to the 19th century mechanistic approach which helped humanity conquer electromagnetic and other such natural phenomena.”

Y aquí su opinión acerca del estatus de la economía como religión:

“It is a priesthood that truly believes it is not a priesthood but, rather, a community of scientists. How do they manage to maintain this delusion? The simple answer is because their incantations involve rather advanced mathematics and their rituals are steeped in statistical tests and projections.

Indeed, in aesthetic terms, the economists’ papers, models, presentations seem indistinguishable from those of physicists, bio-statisticians etc. The only difference is that, unlike the latter, economists generate nothing more than analytical propositions about economic variables which are, as Popper would have pointed out, profoundly non-falsifiable.”

Nos interesa conocer la opinión de nuestros (pocos) lectores. ¿Creen que la economía es una ciencia o una disciplina/religión basada en matemáticas?, ¿Concuerdan con Varoufakis cuando argumenta que las teorías e hipótesis de la economía no son refutables y, por tanto, no pueden considerarse científicas?  Agradeceremos sus comentarios y opiniones.

Por cierto, me pregunto cuál sería la opinión de Karl Popper sobre la llamada “ciencia funesta (dismal science)”.

 

Vínculos marginales XXV

  1. La ropa que usas te hace más (o menos) inteligente y cambia la forma en que actúas.
  2. El valor de los parques estatales en EUA.
  3. Los efectos de la educación en los ingresos futuros (pero recuerden que correlación no es igual a causalidad).
  4. La economía de Estados Unidos en gráficas sencillas.
  5. Un análisis empírico sobre el efecto que tiene la tecnología para compartir archivos (file sharing) en las ventas de discos. Pista: no es lo que creen.

Ella cree que es científica (y la bata la ayudará a convertirse en una…tal vez). Fuente

Vínculos marginales XXIII

  1. “La macroeconomía de hacer nada” por Nick Rowe.
  2. ¿Cómo darle un nuevo impulso al sector de alta tecnología de Japón?
  3. Intervalos de confianza vs intervalos creíbles (o frecuentistas contra bayesianos).
  4. Los abejorros igualan sus costos marginales (viajes) con sus beneficios marginales (flores).
  5. ¿La educación es un bien público?
  6. ¿Cuál es el valor de una vida estadística?
  7. Calcula tu Índice de Desarrollo Humano (IDH) personal (y después compáralo con el de otros).

Fuente: Wikipedia

Un economista disfrazado

Vínculos marginales XX

  1. ¿Deberíamos confiar en las predicciones de los economistas?
  2. Un debate entre Cowen (Marginal Revolution) y Brynjolfsson/McAfee (MIT) acerca de la productividad en Estados Unidos.
  3. ¿Cuánto vale tu título universitario?
  4. La relación entre la (poca) violencia en los estados fronterizos de EUA y la corrupción. (Pista: ambas son menores que en México)
  5. ¿Crisis? ¿Cuál crisis? La FIFA, la falta de transparencia, poca rendición de cuentas, escándalos de corrupción y sus elecciones “democráticas” (con un solo candidato).
Pueden votar por quien quieran...siempre y cuando sea Joseph Blatter

Vínculos marginales XVII

  1. Concentración dinámica: algo que podría funcionar para controlar el narcotráfico y disminuir la violencia.
  2. ¿La educación importa o hemos confundido la causalidad entre crecimiento económico y nivel educativo?
  3. 4 lecciones para transformar la agricultura en África.
  4. El desastre de Fukushima y el colapso de los derivados financieros no son tan parecidos como algunos creen.
  5. Imaginen un mundo sin carrera espacial.
  6. La Gran Depresión se originó por  un choque grande (y positivo) de la productividad. Parece plausible, y también es posible que haya ocurrido algo parecido en la crisis más reciente.
Estudian porque son ricos (y no para ganar más dinero)

Vínculos marginales XVI

  1. El culto al p-value (o por qué una gran parte de los documentos de  investigación están mal)
  2. Los ladrones tienden a ser inusualmente feos.
  3. ¿Cómo aumentar la productividad de tus empleados sin subirles el sueldo? Dándoles premios simbólicos.
  4. La economía experimental puesta a prueba en países pobres.
  5. 4 razones por las que SETI no ha encontrado señales extraterrestres
  6. ¿Eres más listo que un estudiante de secundaria? Un sitio de Internet intenta darle seguimiento a los tópicos más complicados para los estudiantes.