Cita de The True Believer: Thoughts on the Nature of Mass Movements

Those who would transform a nation or the world cannot do so by breeding and captaining discontent or by demonstrating the reasonableness and desirability of the intended changes or by coercing people into a new way of life. They must know how to kindle and fan an extravagant hope.

[…]

A man is likely to mind his own business when it is worth minding. When it is not, he takes his mind off his own meaningless affairs by minding other people’s business.

vía Amazon Kindle: The True Believer: Thoughts on the Nature of Mass Movements (Perennial Classics).

5 hechos incómodos sobre Estados Unidos

Mathbabe escribe 5 mitos en los cuales la izquierda se siente bastante cómoda, a pesar de que los datos no los sustentan:

1. Los EUA tienen un sistema fiscal progresivo (En realidad, los impuestos pagados asemejan una tasa fija)

2. Los EUA son la tierra de la oportunidad (No estoy muy de acuerdo con que sea un mito, pero al menos la información a la que vincula, de Pew, me parece de excelente calidad y da pie a interesantes discusiones. Sobre el tema, me vino a la mente el excelente libro Human Capitalism)

3. El rescate financiero funcionó. (La gente sigue perdiendo sus casas.)

4. Los datos de los ciudadanos americanos son protegidos por su gobierno (Ni hablar.)

5. EUA se está recuperando de la crisis financiera. (Salarios y empleo no han crecido desde entonces.)

 

vía Five false myths that make liberals feel good « mathbabe.

Plática entre un liberal y una Occupy Wall Street

Russell Roberts, de EconTalk, entrevista a Cathy O’Neil de Mathbabe.org acerca de la crisis, los modelos financieros y de Occupy Wall Street. El intercambio es sumamente enriquecedor y es curioso ver cómo dos personas con creencias completamente distintas están de acuerdo en casi todo, incluso en lo fundamental.

Algunos pasajes interesantes de la entrevista:

I’m a capitalist; I love profit; and I love loss. And profit without loss is the most destructive thing you can probably imagine. And so a political system that has banks that make money at our expense as taxpayers and don’t bear the losses is pretend- or crony-capitalism, and faux capitalism. And those of us who love capitalism shouldn’t be defending their right to make profit, or defending them by saying, well, they are just playing by the rules. They help write the rules; they help make the rules; they influence the rule-makers as much as they can. And we can debate whether they are immoral or not, or evil, or dark, or unethical. All those things. Or even something minor, like jerks. That’s not the key issue. To me the key issue is: The system itself is not healthy in the way that capitalism should be. And don’t defend it. Those of you out there–they are going to destroy it.

Russ Roberts

Listen, I’m smart. You know. One of the reasons I disagree is because I’m smart and I don’t know what to do. And I know a lot of awfully smart people who don’t know what to do. And I know a lot of slightly less smart people who claim to know what to do. So really what it comes down to for me is, I want there to be a strong way of asserting: I don’t know.

And if you are saying: I don’t know the answer and we have to think about it, and we have to make sure the incentives are right and we have to make sure that the average person is protected from starvation, and it’s going to be hard, and the people who are in power now are going to have less power and they are going to have less money–that doesn’t sound like a very, you just don’t get play on that. But I do think that the ‘I don’t know’ somehow needs to have more cultural weight. And I think part of that is–starting this, that’s how I’ve chosen to start. I’ve chosen to start by saying: Distrust the expert. To be a skeptic. I want to first promote skepticism. Because once people sort of look under the covers to these mathematical models or whatever other models–political models–they realize that people are inside those. The systems are simply acting in their own best interests, almost all the time. And then people will start saying: Wait a second; that’s not working. What should we do? And that’s when they’ll come to–in an ideal world they’d come to this moment of: I don’t know. And they’d admit that they don’t know. And we’d actually get somewhere with our conversation.

O’Neil acerca de los financieros durante la crisis y su arrogancia en torno a los modelos financieros

Al final, Russ Roberts cita "The Second Coming," de Yeats.

Turning and turning in the widening gyre
The falcon cannot hear the falconer;
Things fall apart; the centre cannot hold;
Mere anarchy is loosed upon the world,
The blood-dimmed tide is loosed, and everywhere
The ceremony of innocence is drowned;
The best lack all conviction, while the worst
Are full of passionate intensity.

 

And that last line of that verse, "The best lack all conviction, while the worst Are full of passionate intensity," that to me is a big problem we have with experts.

 

Vía Econtalk

¿Vivimos en una era más allá de la verdad? Reflexiones de Ronald Bailey en Reason

Les comparto esta editorial en Reason que habla de cómo hay dos tipos de problemas: los “dóciles” y los “endemoniados“. Los dóciles, como el acceso a agua potable o la electricidad, requieren esfuerzo constante para encontrar una solución única. No necesariamente son fáciles, pero se pueden definir y crear un consenso hacia dónde hay una solución. Los “endemoniados” suelen incluir los problemas sociales (por ejemplo, el hambre, el crimen, la contaminación y el desarrollo social) y su solución depende de la forma en que el analista define el problema.

La discusión política reciente se ha convertido en un juego de datos respaldado por “expertos” en la nómina de cada una de las partes. En Estados Unidos es más claro: cambio climático, control de armas, vacunas, subsidios a la investigación y desarrollo, etc. Todos presentan datos que presentan puntos de vista que apoyan una agenda política ya formada.

¿La solución? No hay ninguna fácil. Una propuesta es ser más responsables al momento de emitir una opinión y reconocer nuestros sesgos. (Admiro yo a David Henderson de EconTalk por hacer eso.) Otra salida es buscar arreglos institucionales y sociales que permitan un mayor nivel de personalización en nuestras elecciones.

Do We Live in a Post-Truth Era? – Reason.com.

¿Twitter puede ayudar a predecir protestas en las calles?

Un estudio reciente de Elson et al, publicado por RAND Corporation, revisó millones de tweets durante las elecciones de Irán en el 2009 con el fin de evaluar si era posible utilizar ciertas palabras clave en redes sociales para predecir el sentimiento colectivo y posibles manifestaciones públicas.

Los autores de este informe utilizaron un programa de análisis de contenido automatizado llamado Linguistic Inquiry and Word Count 2007 (LIWC, se pronuncia como ‘Luke’) para analizar más de 2,5 millones de tweets durante un período de 9 meses en Irán. Revisen la herramienta interactiva disponible en este vínculo.

Descubrieron que el número de blasfemias se disparaba en Twitter inmediatamente antes o durante cada protesta que involucrara a cientos de miles o millones de personas (véase el gráfico al final). Esto sugiere que la cantidad de groserías en una red social podría predecir el estallido de protestas (un vínculo real entre sentimiento y acción colectiva).

Es importante notar que el estudio sólo analiza un país, Irán, conocido por su limitada libertad de expresión. Es por esto que no es posible generalizar resultados para otras sociedades, en especial las democráticas y con amplio margen de libertad de expresión. Aún así, este tipo de análisis podría ser prometedor para evaluar la opinión pública y anticipar acontecimientos políticos. Predecir comportamientos colectivos basándose en comentarios en redes sociales, más allá de ser interesante y en las primeras fases de investigación, genera algunas preguntas interesantes:

  1. ¿Cómo podría ser usada por gobiernos no democráticos (Irán, Cuba,Egipto, Siria,…), o incentivar a aquellos que sí lo son, para anticipar y reprimir posibles movimientos sociales que, a su parecer, sean inconvenientes, molestos o sencillamente peligrosos?
  2. ¿Cómo regular su operación  y asegurar que se utilice para evitar la violencia y destrucción de propiedad privada sin crear abusos de poder?
  3. ¿Podríamos evitar su utilización con fines políticos o para reprimir a la población?, ¿Cómo evitar que regímenes no democráticos los utilicen?
  4. ¿Podría crearse una paradoja a la Minority Report (i.e. acusar y castigar a alguien por un crimen que aún no ha cometido)? ¿Cómo se regularía y castigaría (en su caso) a los posibles participantes de revueltas callejeras, las cuales podrían o no resultar en daños a otras personas y propiedad privada?

Todo lo anterior debe discutirse y clarificarse antes de que estos métodos (sin duda muy útiles) alcancen un uso generalizado.

image

Fuente: Elson et al, (2012), “Using Social Media to Gauge Iranian Public Opinion and Mood After the 2009 Election”, Technical Report, RAND National Security Research Division.

El estado actual de España

Tyler Cowen (Marginal Revolution) presenta una visión sombría de los dos posibles estados de la economía española en este momento:

“Choose A or B:

A: Spain is in a recession, which will end.  For instance, this story reports: “The OECD on Tuesday predicted more pain for Spain over the next two years when the economy will remain mired in recession with a quarter of the population out of work.”

B: Spain is in a self-cannibalizing downward spiral, as Greece was and is.  It will not end until there is, at the bottom, an absolute and total crash.”

Cowen elige “B”, enlista las razones para escoger esa opción y, aquí viene la parte sombría, dice que no es necesario que ocurra nada nuevo para que España se derrumbe; simplemente hay que dejar que el reloj siga su marcha.

Si escogiste “A”, entonces el problema es (relativamente) sencillo y se solucionará paulatinamente. Si elegiste “B”, entonces hay 3 nuevas posibilidades:

“B1: It is a political economy problem.  If the Spanish could simply institute the right policies, whatever that might mean, they could convert the destructive spiral into a mere recession.

B2: It is fundamentally a problem of aggregate demand and credit contraction.  Without a European-level major bailout and stimulus, Spain will go splat.  Yet sufficient stimulus could bring Spain back to its PPF frontier relatively easily.

B3: There is a major problem of aggregate demand and credit contraction, and a political economy problem, and this is paired with multiple equilibria.  Investors are judging whether Spain is still a major European economic force, as they had thought for a while, but perhaps had not thought back in 1963.  The equilibrium which obtains will depend upon the Spanish response to the crisis, but the best bet is to expect Spain to revert to something, in economic terms, resembling 1999 + Facebook.  The institutional quality and level of trust in Spain will receive a semi-permanent downgrade, most of all in the eyes of Spaniards, and it will look very much like an output gap but will not remediable through traditional macro remedies.”

El peor escenario es evidentemente “B3” (múltiples equilibrios con problemas de economía política encima de problemas de demanda agregada, quiebras generalizadas y contracción del crédito). Dada la información actual, también es el escenario que parece más plausible ya que el gobierno Español no parece encontrar las soluciones políticas y económicas adecuadas al problema y la UE, liderada por Alemania, no parece dispuesta a financiar un rescate masivo de la economía española (aunque sí podría solventar algunas obligaciones financieras del sistema bancario junto con el FMI).

Es difícil asignarle números/probabilidades a desastres de tal magnitud. Afortunadamente (¿?), los mercados predictivos permiten hacer justo eso (con todo y sus problemas de falta de liquidez y poca profundidad). Aunque por el momento no existe un mercado en Intrade acerca de la posibilidad de un colapso de la economía española, podemos aproximarnos a la evaluación de lo escrito por Cowen basándonos en los siguientes mercados (actualizado al 29 de mayo de 2012):

Mercado/evento Probabilidad
Cualquier país que actualmente usa el Euro declare la intención de abandonarlo antes del 31 de diciembre de 2012 39.6%
Cualquier país que actualmente usa el Euro declare la intención de abandonarlo antes del 31 de diciembre de 2013 57.6%
Cualquier país que actualmente usa el Euro declare la intención de abandonarlo antes del 31 de diciembre de 2014 67.6%
Que España reciba un rescate del FMI/UE mayor a €50 billones antes del 31 de diciembre del 2012 50%

Fuente: Elaboración propia con datos de Intrade.

Más de 2/3 de las personas creen que la unión monetaria en Europa sufrirá la pérdida de al menos uno de sus adherentes en menos de dos años, mientras que la mitad cree que España no recibirá un apoyo significativo de la UE/FMI este año (¡es un volado!).

Tal parece que, a menos que haya  soluciones creíbles y permanentes a los problemas de Europa, sólo es cuestión de tiempo para que desaparezca el Euro y posiblemente presenciemos una crisis económica y política de alcance global.

Fuente: Reuters

Ernesto Zedillo nos invita a repensar la ‘guerra contra las drogas’.

El ex presidente de México y actual director del Centro para el Estudio de la Globalización de la universidad de Yale, Ernesto Zedillo, presentó hace poco el libro “Rethinking the ‘War on Drugs’ Through the US-Mexico Prism”, editado por él y Haynie Wheeler (es gratis y pueden descargarlo en este vínculo).

Los colaboradores del libro son conocidos escritores, periodistas y académicos en México y Estados Unidos; entre ellos: Héctor Aguilar Camín, Jeffrey Miron, Eduardo Guerrero Gutiérrez, Jonathan Caulkins, Mark Kleiman y Beau Kilmer. Si bien es preferible leer el libro en su totalidad, a continuación se presentan algunos de los puntos básicos del mismo y tomados de la visión general escrita por Ernesto Zedillo.

Un problema global

“The United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC) estimates that there were as many as 250 million drug users worldwide in 2009, some 38 million of which were drug dependent. Global drug use has increased significantly over the past half century. In 2004, cannabis was the most widely used illicit substance, accounting for more than 80% of drug use that year, followed by the use of opiates (8%) and cocaine (7%). While recent trends suggest drug use prevalence may be tapering off globally, the sheer number of people affected(approximately 4% of the world’s population use drugs) and the widespread social, economic and political impact of drug use continue to rank it at the top of global policy agendas.”

Estados Unidos

“The US is the world’s largest consumer of drugs. It comprises just five percent of the global population, yet most estimates suggest that the US accounts for over 25 percent of global demand for illicit drugs.”

México

“Mexico is the US’s largest supplier of illicit drugs, and an increasingly significant supplier of drugs to many European nations. Furthermore, in recent years Mexico has been affected by an epidemic of violence stemming from organized crime of unprecedented proportions.”

Demanda

1) Peter Reuter (RAND) apunta que hay muy poca evidencia que sugiera que el ‘enforcement’ (vigilancia y aplicación de la ley) eleve los precios de las drogas o reduzca su disponibilidad.

2) Keith Humphreys (Stanford) dice que la probabilidad de tener pronto un cambio radical en la política de EUA hacia la cocaína ES CERO. Esta droga proporciona al menos la mitad del total de los ingresos de las bandas de narcotraficantes mexicanos en el mercado de EUA.

3) Jonathan Caulkins (Carnegie Mellon University, RAND) y Michael Lee (Carnegie Mellon University) creen que la legalización de las drogas es algo políticamente poco factible y sostienen que:

    • La prohibición eleva los precios de las drogas muy por encima de los precios que existirían en ausencia de ésta.
    • Si se legalizaran las drogas, la carga impositiva necesaria para mantener los precios sería tan alta que volvería los impuestos incobrables.
    • La legalización es un “juego irreversible”, es decir, el uso de un tipo de droga después de su legalización se mantendría incluso si la ley volviera a prohibirla.
    • Las políticas actuales han permitido estabilizar el uso de drogas en EUA por varios años.
    • Legalizar la mariguana afectaría modestamente el negocio de las drogas, ya que representa aproximadamente el  8% de las encarcelaciones ligadas al narcotráfico, 1/6 de los gastos en consumo de drogas y alrededor del 16% de tratamientos de salud. Además tiene poco impacto en costos relacionados a las sobredosis, VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión y muertes relacionadas con el consumo de drogas.

4) John Donohue (Stanford) sugiere que el apoyo popular para legalizar las drogas es bajo debido a que un cambio en la política pública redistribuiría los costos sociales del uso de drogas del gobierno y los narcotraficantes (por lo general personas de clases bajas y minorías raciales) hacia las clases media y alta de EU.

5) Jeffrey Miron (Harvard) reitera el argumento clásico de teoría económica – laissez faire. Propone la legalización de las drogas acoplada a un impuesto suficientemente alto como para elevar el precio de las mismas y disuadir su consumo. A diferencia de Caulkins, cree que un ‘enforcement’ adecuado puede evitar la evasión del impuesto y la proliferación de mercados grises (i.e. piratería)

Oferta

1) Mark Kleiman (UCLA) sugiere que aún si México tuviera éxito al detener el flujo de drogas en sus fronteras, el tráfico simplemente se trasladaría a otras rutas.

2) Kleiman y Caulkins argumentan que la minimización de la violencia debería ser el objetivo primordial de la estrategia mexicana.

    • Kleiman sugiere una ‘focalización estratégica secuencial’ que tenga como objetivo ir por las organizaciónes más violentas.
    • Caulkins propone una reorganización de prioridades para la seguridad nacional: restar importancia al patrullaje e interdicción de las drogas a lo largo de la frontera reduciría la violencia y el caos de forma significativa para México.

Fuente: Yale Center for the Study of Globalization (YCSG)