Un análisis de costo-beneficio de una mayor aplicación de la ley (¡en Noruega!)

Este reporte de Rune Elvik (2001)  analiza el impacto -es decir, los costos y beneficios- de una mayor aplicación de recursos policíacos en las calles de Noruega. Este país es conocido por su gran calidad de vida, alto PIB per cápita y bajas tasas de criminalidad.

El reporte hace un resumen de la literatura de los estudios de costo-beneficio muy interesante. Sin embargo, lo más importante del escrito de Elvik es la medición de los efectos marginales de un incremento de la aplicación de las leyes de tránsito:

“Cost-benefit analyses based on Norwegian data clearly indicate that it is cost-effective to increase all types of enforcement. Marginal benefits exceed marginal costs for substantial increases in speed enforcement, seat belt enforcement and the use of speed cameras. With respect to random breath testing, a more modest increase in the amount of enforcement is cost-effective. The term cost-effective denotes an action whose marginal benefits are greater than the marginal costs.”

La policía de Noruega utiliza sus recursos (policías y patrullas) de una manera que podría considerarse eficiente. Identifican las zonas con mayor incidencia delictiva y enfocan sus recursos a la vigilancia de éstas:

“The police get lists of road accident black spots from highway agencies, as well as results of speed measurements made by highway agencies. Enforcement is then targeted to the worst road sections, in terms of speeding and/or accident record.”

Sin embargo, apunta que esto podría no ser eficiente en el largo plazo y que una estrategia de aleatorización sería la mejor para evitar que los conductores se adapten:

“Research therefore suggests that the best way of deploying enforcement is, by relying on a random selection of the locations and times of deployment, thus avoiding a pattern that road users may discover. Moreover, deploying enforcement in a random pattern is fair, in that it, ideally speaking, gives every road user the same probability of becoming a subject of enforcement.”

Lo relevante del reporte, al menos para México, es que si éste encontró que una mayor aplicación de la ley (enforcement) es óptima, entonces un análisis similar para nuestro país podría iluminar un poco los aspectos más relevantes para disminuir los delitos de tránsito.

Definitivamente México no es como Noruega y necesita una mayor aplicación de la ley en todos los aspectos (creo que no se necesitan muchos estudios para llegar a esta conclusión). Sin embargo, sí es necesario estudiar los posibles efectos de un cambio en la utilización de los recursos para la seguridad pública (tanto en la estrategia como en las tácticas policíacas). Esto ayudaría a identificar cuáles son los efectos marginales (positivos y negativos) de un cambio. Sólo con la evaluación sistemática y (relativamente) objetiva de las estrategias propuestas será posible decidir qué funciona y qué no en un país con muchas carencias en el área de seguridad pública y aplicación efectiva de la ley.

Las calles de Noruega claramente necesitan más seguridad. Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s