Un Hong Kong centroamericano

Paul Romer, famoso economista de Stanford, se ha visto muy activo en promover sus ideas acerca de las charter cities en el mundo. Su mejor apuesta por el momento podría ser llevar este proyecto a uno de los países más pobres del continente: Honduras.

charter-cities-hong-kong-006

¿En América Latina?

Como indica en una entrevista con The Atlantic, en 2008 tuvo un acercamiento con el gobierno de Madagascar y se empezó a operar la creación de una ciudad de este tipo. A pesar del esfuerzo, el plan hizo agua debido a revueltas populares que hicieron que el presidente renunciara. El plan de Romer quedó suspendido hasta nuevo aviso.

No obstante, Romer no se rindió y continuó tratando de vender su idea a cuanto líder político de país en desarrollo que le diera cinco minutos en su despacho. Finalmente, a principios de 2011 logró la aceptación tanto de Porfirio Lobo, presidente del Honduras, como del titular del poder legislativo Juan Orlando Hernández, quienes a finales del año pasado y a principios de éste han estado en pláticas para poder materializar una “Ciudad Modelo” en los próximos cuatro años.

Para poder llevar a cabo este gran proyecto, en primer lugar se han analizado las zonas deshabitadas del país:  el valle de Sico y Paulaya, y algunas zonas del Bajo Aguán, en especial las que colindan con Puerto Castilla, informó el secretario del Congreso, Rigoberto Chang Castillo.

image
Algunas de las zonas propuestas

El concepto de las ciudades modelos o zonas especiales o de desarrollo rápido no es nuevo para los hondureños pues ya han tenido experiencia con las zonas libres en que operan las maquilas en el país. Sin embargo, hay partes que son completamente nuevas y que requieren de mucho trabajo para afinarse. En particular, los detalles de cómo dirimir disputas comerciales, convivencia en términos de seguridad, migración, buen ambiente de trabajo, salud y educación.

Algunas voces, como la de Manuel A. Bonilla señalan que la idea se topará con la dura realidad de que la constitución sólo pueden ser adquiridos por hondureños, por lo que cualquier intento de crear una charter city está de entrada descontada. No obstante, las reformas constitucionales ya están en proceso y una vez aprobados en esta legislatura serán ratificados en la siguiente para finalmente entrar en vigencia al momento de su publicación en el diario oficial La Gaceta.

porfirio-lobo1-400x265

El presidente Porfirio Lobo

En el proyecto presentado en enero, las RAE (Regiones Administrativas Especiales) tienen personalidad jurídica propia y autonomía para emitir sus propias leyes, firmar tratados y convenios internacionales en temas relacionados con el comercio y la cooperación  (con aprobación del Congreso Nacional). Podrán crear sus instancias jurisdiccionales, de policía, sistemas tributarios, de seguridad social, transporte, educación, régimen de propiedad, entre otras.  Las únicas leyes promulgadas por el Congreso Nacional que serán aplicables en las regiones administrativas especiales serán aquellas que se determinen al momento de su creación. Ni siquiera la constitución estaría vigente. Una apuesta muy arriesgada.

Como reporta La Prensa, diario hondureño, existen grandes dudas ante la idea debido a la posibilidad de que el país pierda soberanía y el control sobre ese territorio.  “Hay que estudiar bastante profundo este tema y en caso de que se tomara una decisión tienen que tener las suficientes regulaciones de tal manera que no vaya a afectarse la ciudadanía ni la seguridad del país”, dijo el diputado German Leitzelar. Agregó que es primordial que el Estado tenga el control sobre la seguridad interna, porque se corre el riesgo de que la región se convierta en “un centro de lavado de dinero y de otras actividades del crimen organizado”.

Al momento de escribir este texto, el presidente Lobo está de gira por Estados Unidos convenciendo a empresarios para invertir en las futuras ciudades modelo. Es una apuesta muy arriesgada para ambas partes, pero cuando tienes poco qué perder, hay mucho qué ganar.

Un pensamiento en “Un Hong Kong centroamericano

  1. Pingback: Vínculos Marginales #51 « Notas marginales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s